Ir a página inicio  Ir a recetas  Ir a primeros platos Ir a repostería

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

                                                                                                                                                               

El ajo, ayuda a prevenir y curar todas las enfermedades de las vías respiratorias. Se utiliza para eliminar parásitos y en estos casos el jugo del ajo es uno de los mejores remedios, y aún en las especies difíciles de expulsar, se obtienen resultados sorprendentes. Ayuda a quienes padecen de ácido úrico y actúa como protector en la calcificación de las arterias. Previene la hipertensión y la mala circulación, ya que tiene una acción hipotensora. Es estimulante, diurético y expectorante. El ajo ayuda a eliminar los viejos residuos que van quedando en el organismo, sus enzimas favorecen una buena síntesis de los ácidos grasos, ayudando a bajar el colesterol malo o LDL. Tiene un alto contenido de fósforo y de azufre, por eso se destaca como un sedante especial para los nervios.Por su bajo coste y sus propiedades, es aconsejable hacer del ajo un ingrediente habitual en nuestra cocina.

Información 

Cada 100g contiene:


Calorías...................95


Proteínas.................4.4 g


Carbohidratos

     Total...................29.3 g

     Fibra...................1.1 g


Grasas.....................0.2 g


Calcio......................32 mg


Fósforo....................94 mg

 

 

Hierro.......................1.2 mg


Vitamina A...............5 UI


Vitamina B1.............0.297 mg


Vitamina B2.............0.061 mg


Vitamina C...............10.2 mg

En pocas palabras

• Poderosísimo germicida y desinfectante

• Limpia los intestinos y la sangre

• Combate la acidez

• Cura la cirrosis

• Baja la fiebre

• Es antiparasitario.....

• Beneficia todo el sistema respiratorio.....

• Combate la tos, resfríos, catarros, asma, etc.

• Favorece la circulación

• Es un tónico cardíaco

• Disminuye la presión